jueves, 20 de mayo de 2010

Forma - Materia. Segunda parte


De sus palabras podría concluirse que la forma sigue a la función, como si el funcionalismo puro siguiera siendo válido.

Las formas funcionales partieron originalmente de la idea basada en la vida real; posteriormente se estereotiparon en exceso, cayeron en una rigidez que ya no se fundamenta en el análisis de la vida humana. eso se advierte con especial claridad en los edificios públicos.

Pero, ¿qué ocurre con las formas que los arquitectos proyectan directamente a partir de las exigencias funcionales?
Quiero decir que justamente en sus obras se detecta algo más que la mera forma derivada de la función.

Es cierto, pero la cuestión de si las formas funcionales resultan correctas o no depende de lo que se quiera decir con exigencias funcionales y de la profundidad con que se analice la viada humana.
La arquitectura, pintura y la escultura se interrelacionan en la medida en que todas son manifestaciones basadas en la materia del alma humana.

¿Que entiende usted por la palabra materia? ¿Es solo sustancia en el sentido material, es decir, un medio de expresión con el que la forma se hace visible, o bien la entiende en un sentido filosófico más amplio y por ello se refiere a ella empleando una palabra de origen latino?

Por supuesto, por materia entiendo esencialmente sustancia, en sentido material; sin embargo, la palabra materia significa algo mas para mi, porque ennoblece una actividad puramente material transformándola en un proceso espiritual. La cultura humana se basa esencialmente en la materia y hasta me atrevo a decir que esta maravillosa palabra, materia, es la que al final une entre sí esas tres formas de arte: arquitectura, pintura y escultura. Los bocetos y las similitudes aparentes en la forma no son los únicos elementos que provocan interacción; también interviene la materia, el encuentro de los espíritus de los materiales elegidos.
En mi obra no veo otro punto en común entre las tres formas de arte más que la materia. Para mí, dibujar bocetos o pintar con acuarela u óleo sólo significa hacer experimentos con distintos materiales. en función del espesor de la pintura, el óleo puede emplearse para cubrir la superficie con una capa lisa, o bien para conseguir una textura con relieve. para mí una pintura al óleo es una combinación de colores, aunque bien es cierto que en ella también existe un vínculo material, el vínculo entre el papel, el agua y los colores. para un arquitecto "trabajar con materiales" es algo fundamental. Tendría que superar grandes dificultades si intentara hacer una talla en madera y no prestara ninguna atención a la estructura de la madera o a la dirección de las vetas. En mi opinión, una madera vieja que tiene su propio carácter y su propia estructura de vetas es el punto de partida hacia la forma final de la obra. El material, el encuentro de los diferentes materiales, la materia en definitiva, es el elemento que une las tres formas de arte.
La materia es el nexo. Su propósito es provocar unión. Todas las formas de arte tiene una base material y deben ser consecuentes con ella. la atadura a lo material deja abiertas todas las posibilidades a una síntesis armoniosa porque, al fin y al cabo, las tres formas de arte conforman una única, son similares en el fundamento teórico de su elaboración, en incluso en los resultados, siempre y cuando aceptemos ver las cosas en un contexto más profundo. El arte es un proceso continuo que refina el tratamiento de la materia no como fin en si mismo, si no para satisfacer exigencias humanas.
Los materiales que esas tres formas de arte utilizan para transmitir su mensaje existen desde hace miles de años; son incluso más antiguos que la cultura humana, siempre según la época, de acuerdo con nuestras estimaciones, marque sus inicios. La palabra, hablada o escrita, es lo que mayor efecto inmediato produce en el hombre; la materia, en cambio, "habla" más lentamente.
Puede que esto explique por qué los materiales que todavía seguimos utilizando son tan viejos. Necesitan un largo proceso de desarrollo para empezar a tener repercusión en la cultura humana.
Tal vez el arte material necesite un proceso tan infinitamente lento porque va adaptando los materiales naturales al servicio de la humanidad y de la cultura humana.
La madera es el material natural más cercano al hombre, tanto por las cualidades biológicas como por haber sido el elemento fundamental de las culturas primitivas. Desde los tiempos antiguos, el hombre utilizó este material relativamente fácil de trabajar para delimitar su espacio vital y podemos suponer que la madera desempeño un papel esencial en la cultura mucho antes de que lo hiciera la lengua. A lo largo de la historia, la madera siempre ha sido un material adecuado para el uso del hombre. Material originario de las construcciones antiguas e inspirador del espíritu arquitectónico, la madera viene siendo el material primitivo más popular aun en el siglo XX. Mis colegas se refieren a la madera como material natural de Finlandia. esto no es del todo exacto. En los países fríos ya no se construye en madera tanto como se hacía antes; basta pensar que, por estar construidas en madera, casi todas las ciudades finlandesas han sufrido al menos una vez un incendio que las ha reducido a cenizas. Yo sí utilizo la madera, pero no por razones sentimentales, y la mayor parte de mi obra no es de madera. No obstante, como material atemporal y ancestral, la madera sigue siendo útil no solo para la construcción sino también para lograr fines psicológicos y biológicos. El catedrático y arquitecto danes Edvard Thomsen me dijo en una ocasión: "Muchos creen que la arquitectura moderna depende del uso de nuevos materiales sintéticos, pero tu construyes edificios completamente modernos con materiales antiguos". Esta afirmación no me disgusto en lo absoluto, pues comparto la opinión de que la confusa denominación de arquitectura moderna no puede identificarse directamente con plexiglás o con productos plásticos. Para mí la madera es un material más biológico que popular; trabajar la madera hoy significa algo muy distinto a lo que, por ejemplo, debió de significar para los hombres de la edad media, cuando en los países nórdicos la madera se utilizaba también para la escultura, pero no se conocía ni el mármol ni el bronce; tallaban imágenes de madera como si fuera una simple masa amorfa. Para mí la madera no es un material neutro, si no algo más: es un material vivo formado de vetas crecientes, un poco como la musculatura del hombre. Por eso no puedo tallar la madera como si fuera un queso. Mis formas de madera siguiendo siempre -o al menos intentan seguir- esa estructura de vetas que el árbol formo en su crecimiento. Una vez mandé una talla de madera a un amigo que es uno de los grandes físicos de nuestro tiempo. Pronto recibí de su parte una sorprendente carta en la que decía: "Acabo de llevar a buen término mis investigaciones sobre moléculas y me parece posible que en realidad no existan moléculas aisladas; sólo existen cadenas de moléculas cuya imagen ampliada sería las vetas del árbol".
Tomaremos como ejemplo de piedra natural el granito alpino, también material autóctono de muchos países, y el mármol de Carrara, la piedra fundamental de las formas arquitectónicas monumentales. La piedra también es producto de la naturaleza, aunque es mucho más vieja que los árboles que crecen a nuestro alrededor. Estos materiales antiquísimos no pueden ser tratados por manos que no sean sensibles. Los diversos grados de porosidad demandan diferentes formas arquitectónicas., igual que diferentes formas escultóricas. Lo "biológico" no es tan patente en la piedra como en la madera, pero existe. He visto fachadas de mármol que parecían construidas con plomo blanco por que no se había tenido en cuenta el carácter material. Lo anteriormente expuesto también es valido para las formas, que tienen que adaptarse con naturalidad a la estructura del material, y hasta sus delicados matices de color. Siempre que veo un metal -por ejemplo, el bronce- en ebullición a miles de grados, me quedo maravillado. En ese estado en que está sobre calentado, el metal cobra formas distintas a las que tiene cuando se funde, por ejemplo, en un molde de escayola. Las aleaciones de metales son más recientes, materiales creados por el hombre con ayuda de la tecnología, pero aun así, en su estado original tienen unas características que deberían repercutir en cómo se trabajan para conseguir una obra de arte.
Querría mencionar aquí otro componente más: el color. Los colores dependen de los materiales y, en cierta medida, marcan la forma. el óleo, uno de los materiales más recientes de arte clásico, produce algo más que únicamente riqueza de colores.
El espesor del color consigue un efecto plástico de relieve en la tela.
Cada año, los sectores industriales y semindustriales lanzan ala mercado nuevos materiales sintéticos. No obstante, el "material" requiere su tiempo de maduración, y los nuevos materiales no están todavía listos para que la gente pueda sacar de ellos el máximo provecho.
Hacer arquitectura moderna no significa utilizar nuevos materiales inmaduros; lo más importante es perfeccionar los materiales en una dirección humana.

Texto extraído del libro:
"Conversaciones con Alvar Aalto." Juhani Pallasmaa (ed.).
Pag 31-43. Editorial G.G.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores